Todo lo bueno de un barrio humilde

Lo bueno del barrio es que hay muchos niños jugando al fútbol, la plazas llenas de padres e hijos sonriendo, los vecinos escuchando música, el guiso de la abuela, el mate en la casa del amigo, el domingo lavando la bicicleta o la moto, el abrazo de mamá a la mañana, las casas humildes.

La sociedad piensa que somos gente mala pero no somos malas personas, tomamos malas decisiones. Se pierden de la gente solidaria que les dan todo, hasta lo que no tienen.
Maicol C.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *