En mi barrio

En el barrio donde vivía yo había mucha pobreza y miseria hasta que una vez salimos del barrio y de la miseria y empecé de cero. Todo lo que hacía me hacía sentir diferente. Extrañaba las jugadas de la bocha o el pool en el bar del barrio y los asados en las distintas casas. Estaban todos contentos y dijeron : – todo esto no se hace todos los días. Pero lo mejor que hay es cuando la abuela se manda esas empanadas ricas o la juntada de amigos o las salidas al boliche y muchas cosas más. El comedor de barrio, ver cómo los chiquitos juegan con tierra y también a los autitos y también juegan al fulbito entre ellos. Esto pasa desde el barrio y la riqueza nada cambia porque todos somos pobres y nadie se olvida de dónde salió.
Edgar B.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *